sábado, 16 de enero de 2010

Cierra los ojos para imaginar


Me he despertado de la siesta porque mis músicos han dejado de tocar. He notado un silencio blanco. La Sultana estaba a mi lado, pero las odaliscas estaban asomadas a la ventana y un frío traicionero se introducía por entre los arcos. Quizá sea eso lo que me ha sacado del sueño. O los agudos sonidos de las risas de las concubinas.

El Abencerraje estaba parado en la puerta como siempre, inmóvil. A este hombre no le importa que llueva, que granize o que los rayos del sol quemen las hojas de los naranjos. Sin embargo hoy, cuando he salido al Patio del Generalife, he visto una sonrisa en su cara antes de que paseara su mirada por el paisaje encantado. Es un hombre hermoso, muy hermoso. Y su piel negra hacía un contraste mágico con el manto blanco entre los chorros de agua.




Hemos andado los largos senderos del jardín que lleva a la Alcazaba y mi vista se ha ido deteniendo en cada árbol, en cada pisada, en cada banco. ¿Dónde se meten las sombras los días de nieve?



Me he asustado al ver toda la explanada que lleva a las altas torres totalmente vacías, sin embargo, la ausencia de pisadas extrañas me llevaban a pensar que todavía no ocurría nada que tuvieramos que lamentar.



Nos hemos desviado a la zona desde donde se vislumbra el alto de la Torre de la Vela y he visto ondear mis pendones en lo alto. La campana solo sonaba acompasada con los bailes del viento.



Los estanques quietos. Los caballos en las caballerizas. Alguno bufaba, quizá por el frío, quizá por las esperanza de salir a la batalla.



He vuelto la mirada para confirmar que nadie me sigue. Mi Abencerraje y yo sacamos nuestros alfanjes al mismo tiempo. Parece que hay algo que quiere estar presente, imponiéndose.



Sólo se ven las huellas de los carros que trasladaron mis cañones durante la madrugada para poner sus abiertas bocas ante los ojos de mis enemigos.



Se vislumbra la quietud de la ciudad del Albaicín a lo lejos. ¿Cuántos enemigos estarán agazapados entre sus paredes?



¡Tanta quietud te llena de congoja!



La Alcazaba tiene que servir de escudo en la batalla.



¡No me puedo imaginar que las almenas se humillen ante el poder de esa pareja de santones cristianos!



¡Granada!¿Cuántas lágrimas harán falta para derretir en mi retina tanta belleza de blanca nieve?



Fotos propiedad de Enrique Laguna, Guía Oficial de turismo de Granada.


Dedicado a todos los amantes de Granada y a todos los enamorados de la Casa del Maño.

14 comentarios:

Diario de una mamá pediatra dijo...

Qué bonito!! (texto e imágenes)
Un saludo!

capitán garfio dijo...

Que chulo...mi Santa dice que es su casa.....no podemos pagar la hipoteca de nuestro pisito y se quiere meter en una casa de campo...jeje

dra jomeini dijo...

Preciosas fotos. Precioso texto. Disculpo la tardanza. Esta entrada tan poética merece la espera.

Berni dijo...

Una entrada estupenda. Gracias por enseñarnos ese precioso lugar en tan blancas circunstancias :)

Anónimo dijo...

Que bonito, es especial ese lugar, nunca lo habia visto nevado.

joan dijo...

Que bonito, es especial ese lugar, nunca lo había visto nevado.

jane dijo...

Gracias por hacernos pasear por una Granada nevada al lado de un Abencerraje hermoso. Disfruté del relato y de las fotos. Sabes imaginar y, lo que es mejor, sabes hacer imaginar ¡Qué gran poder!

marta dijo...

Unas fotos preciosas, y el texto a la altura.
Por cierto, he leído un comentario tuyo en un blog sobre como anestesias a los niños, gracias por hacerles volar en la alfombra de Aladín.

MiAnestesista dijo...

Me gustaron las fotos desde el principio porque no eran las típicas fotos "de" La Alhambra nevada, sino que son fotos "desde" la Alhambra nevada. Y esa diferencia hace que te metas dentro de ellas y que te imagines que esta es la Alhambra que tenían en sus ojos sus habitantes. De ahí a soñar hay un paso.
Amalia, Capitán, DraJomeini, Berni, Joan, Jane, Marta, con una pandilla pequeña, se puede hacer una visita nocturna.
Id preparando trajes de fiesta, a ver si para la primavera podemos visitar el harén, el patio de los leones, el patio de la alberca...

P.D.: El Abencerraje dice que quiere acompañar a Jane.

jane dijo...

¡Qué alto honor! Prepararé mi traje de fiesta para hacerme merecedora de él (y una manta esperancera tipo sabandeño)

Marta dijo...

Miguel Angel es tan bonito lo que has escrito, que me da no se que responderte tan sosamente, pero es verdad que la Alhambra es un regalo para la vista nevada o sin nevar, aunque hay que decir que verla asi es un privilegio.

P.D mira que yo pensaba que era ese porche tan maravilloso que dices tener jejeje

Miguel Angel dijo...

Sin palabras... has dejado al Maño sin palabras.

Te voy a ser sincero, me has dado una envidia del copón bendito.

Gracias por compartir las fotos.

Juana dijo...

¡Qué bonito!¡Qué bonito!¡Qué bonito!
Lo voy a Twittear, que hay muchísimo Twittero de Granada.

gangas dijo...

Un ramillete de comentaristas para un ramillete de fotos y de palabras hilvanadas con sensibilidad y arte.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails