miércoles, 27 de enero de 2010

Grandes Maestros: Juan Jiménez Fortis


Don Juan era tenido como un hombre serio. Desde que yo sé, siempre estuvo en el quirófano de cirugía infantil, campo de batallas no deseado en aquel tiempo por nadie y al que ahora se le sigue teniendo mucho respeto. Después de conocerlo, puedo decir que era un hombre muy cariñoso, al que todo el mundo le tenía mucho aprecio y con el que se trabajaba muy seguro. Muy querido por las enfermeras. Con él aprendí a controlar el peligro.
Los niños dan muchos sustos y hay que estar preparado para resolverlos. Los más pequeñitos no tienen las venas tan accesibles como los adultos. Los más grandecitos tienen miedo a entrar en quirófano (en aquel tiempo se hacía una buena premedicación para que no notaran su paso por él). Y todos tienen un demonio escondido que es mejor no despertar: el laringoespasmo.
Siempre veía a Don Juan muy tranquilo. Manejaba la vía aérea estupendamente. Era mejor mesa de anestesia ventilando a mano que cualquier aparato de alta tecnología que quisieran vendernos los suecos en aquellos años.

La tranquilidad la tenía en su secreto. "Miguel Ángel hay que estudiar mucho para evitar los problemas y hay que hacer todo lo posible para que no se presenten, pero también hay que tener la tranquilidad suficiente para saber que hay un momento en que puedes y debes actuar. Cuando hay un laringoespasmo brutal que no has podido evitar y que no puedes resolver, debes saber que momentos antes de que haya lesión cerebral, la cuerdas se abren por culpa de la anoxia. Debes estar preparado para actuar en ese momento". Es de Stephen King, pero es cierto. La cabeza fría, el laringo y el tubo preparado y cuando las cuerdas se abran, intuba.
No he tenido que utilizarlo muchas veces, pero el saber que en el filo del abismo hay una solución, te da ánimos suficientes para conservar el pulso. He tratado de estudiar con exigencia para no causar problemas a mis pacientes y he tratado de tener la calma necesaria para aplicar las medidas necesarias. Siempre me ha funcionado.
Hoy hay protocolos de obligado cumplimiento que reducen al mínimo el tener que utilizar recursos de difícil argumentación. Pero la lección es esta: no pierdas los nervios. Acumula los recursos suficientes para que no tengas que perderlos. Un Gran Maestro.

6 comentarios:

Juana dijo...

Repaso de "mis grandes Maestros" es una colección hermosa de entradas.
Agradeciendo a la Vida haberte acercado a esa gente que merece la pena y, que te ha enseñado tanto.

BlackZack dijo...

Vaya, pues ciertamente es impresionante. Qué envidia tener tan buenos maestros ^^ Ojalá yo me encuentre en el futuro con gente así :P

marta dijo...

Ese tipo de gente da clases de todo lo bueno hasta comprando el pan, son unos recuerdos preciosos.
Yo tuve un profesor de religión en 3º de BUP, era cura, y acogía a drogadictos en su parroquia. Me encantaban sus clases porque nos enseñaba a escuchar, a hablar y también a callarnos cuando creyéramos que no teníamos nada que decir. Se notaba su mente abierta, de tolerancia y comprensión. En el trabajo no he tenido tanta suerte como tú.

dra jomeini dijo...

A mí me hubiera gustado ser tu residente. Sguro que, en un futuro, alguien hablará de tí como su gran maestro. Un besito.
(HOy me ha llegado una notificación de Melchor de Correos. Como no tengo libre por las mañanas hasta el lunes, iré ese día a recogerlo. Ya te contaré)

Miguel Angel dijo...

Cuando leo el repaso Grandes Maestros la conclusión fácil es pensar: 'MiAnestesista ha tenido suerte en la vida con sus maestros y gente que le rodea'.

Pero luego he pensado y esa misma gente ha estado ahí para otros e igual no lo han sabido ver o aprovechar como tú, así que nuevamente enhorabuena por la parte que te toca.

MiAnestesista dijo...

Juana: Cuando miras en la maleta de recuerdos de tu vida, ves rastros de gente a las que no has tenido la oportunidad de agradecerle suficiente la parte de tí que ha crecido gracias a ellos. No me gustó nunca que quedara en el olvido. Es una forma de intentar devolverle lo mucho que me dieron.
BlackZack: Lo bueno de esto es que buena gente hay en todos lados y seguro que te encontrarás a muchos en tu camino. Abre los ojos y seguro que los ves.
Marta: En todos lados se aprende, hasta en la cola del pan. Y si has encontrado a alguien que te abra los ojos, lo tienes más fácil.
DraJomeini: Te vuelvo a decir que yo soy un residente que te ha salido en la distancia y que sigo aprendiendo de tí.
Lee bien el mensaje que creo que fue Baltasar el del regalo o el de la culpa que te llegara tarde.
Miguel Ángel: Es verdad que tuve suerte, pero la he compartido con mucha gente que se ha criado en este jardín. Tenemos flores repartidas por muchos lados: Antonio, El pelos, María José, Blas, Alberto, Consuelo han sido y son Jefes de Servicio en hospitales de provincias cercanas. Han florecido auténticos ejemplares que brillan con luz propia. Salen buenas cosechas todos los años.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails