sábado, 17 de octubre de 2009

Anestesista minero


Posiblemente dentro de dos años cierren el hospital dónde desarrollo la mayor parte de mi labor profesional y la verdad es que lo echaré mucho de menos. El hospital se fue haciendo poco a poco sobre una Casa de Época, que se fue adecuando a la atención médica. Constaba de habitaciones, paritorios y quirófanos y muchos granadinos recuerdan la belleza de sus jardines. El solar se fue vendiendo poco a poco y sólo quedó la casa, que quedó insuficiente y limitada. Es por eso que se procedió hace unos años a ampliar la zona quirúrgica en una nueva planta que se alzó sobre las anteriores. Nació así, sin querer, unas de las zonas quirúrgicas más agradables que conozco para ejercer la anestesia. Todos los días entra el sol en los quirófanos. El pasillo de sucio da a unos ventanales que resultan primordiales para recordar que el mundo sigue existiendo. Los pacientes pasan a una Reanimación desde la que se ven las ramas de los árboles, las colinas de los alrededores de Granada y, a los más afortunados, les puede iluminar un rayo de sol que los calienta de la frialdad del quirófano.

Posiblemente dentro de dos años tenga que trabajar en quirófanos dónde nunca dé el sol. Donde los pacientes se despierten en salas que se parecen cada vez más al purgatorio y donde no saben si realmente han despertado de la anestesia o se encuentran en la antesala del más allá.
Posiblemente dentro de dos años, todos los días, tenga que ponerme el casco de minero para bajar a la mina que diseñan los arquitectos sanitarios para continuar día a día con mi trabajo.
Posiblemente dentro de dos años, añore, día a día, el rayo de sol que se cuela por los ventanales de la reanimación y que se posa sobre los hombros de los pacientes más graves.

2 comentarios:

angel dijo...

Mi querido amigo si de solo leer tu entrada, ya me parece un lugar armonioso y de gran calidez ..... es una lastima que deseen cerrarlo, eso si cuéntame a que se debe su cierre ........ sería una lastima que fuera por modernizar .......

MiAnestesista dijo...

El Hospital se ha quedado chico y le vence pronto el plazo del alquiler de los terrenos. La compañía ha comprado unas parcelas con más amplitud en una zona más accesible. Espero que los nuevos arquitectos tengan en cuenta que el sol de Granada es amigo de los recién operados y le gusta hacerles una visita de vez en cuando. Un hospital pensando en los pacientes, no debería ser difícil ¿verdad?.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails