jueves, 3 de diciembre de 2009

Grandes Hitos: La Batalla de la Epidural


Los cirujanos cuando se aburren matan moscas con el rabo.
Muy aburrido tenía que estar el Capitán del Ejercito D Fidel Pagés en Melilla en los años 20 para dedicarse a pincharle la espalda a sus pacientes.
Sin embargo, después de estas vergonzosas palabras, salidas de la circonvolución AnestethiaVengativa de mi cerebro, que se activa espontáneamente al hablar de un cirujano, sin embargo, digo, cuando uno se acerca a la biografía del doctor Pagés descubre que es un afamado cirujano nacido en Huesca, con bastante prestigio en su faceta como experto en heridas de arma de fuego. Un hombre que publica y que se preocupa por que se publique, fue editor fundador de la Revista Española de Cirugía. Médico experto en Medicina de Guerra, es enviado a Austria para supervisar campos de prisioneros y trabajó durante un tiempo en un hospital de Viena. Desarrolló su vida profesional fundamentalmente en Melilla (donde hay un hospital que lleva su nombre).
Pero aunque fue el padre de la anestesia epidural, tardaron mucho tiempo en reconocérselo, y no fue por que los españoles nos levantáramos, heridos nuestro orgullo patrio. Fue un argentino el que salió en nuestra defensa.

Paseando por el rastro, descubrí un libro que trataba sobre Aragón y como ultimamente me estoy echando amigos maños, me decidí a comprarlos. Era el primer libro de un hatillo en el que se habían barajado una serie de revistas, libros y bonitas postales de difícil atadura:
"IRIARTE REINOSO, Teodoro. De mi tierra. Cuentos aragoneses. Prólogo de Fernando Castán Palomar. Zaragoza,
Imprenta Editorial Gambón, 1928. 4to. menor; 78 pp., 1 h.";

"Huesca 1900. Portfolio fotográfico.";
"POSTAL: CAMINO DE LA CABILA - DIBUJO MULLOR - MELILLA - ESCRITA Y FECHADA AÑO 1913";
"POSTAL: MELILLA. VISTA DE LA TUMBA DE LOS HEROES DE MONTE-ARRUIT";
y un album de "La Guerra de Melilla".
Pero además había unas cartas, que paso a reproducirles ahora y que al identificar a su posible dueño, explican esta mezcolanza:

Documento 1.-
Buenos Aires 18 de octubre de 1932
Dr G. Giordanengo
Querido discípulo:
No sabes lo hermoso que es Buenos Aires. Entiendo que los italianos encuentren allí una segunda casa. El Congreso ha discurrido dentro de la línea que habíamos elaborado, sin embargo, después de mi lección sobre anestesia extradural, un joven argentino, el Doctor José Gutiérrez me ha pedido que reconozca que la técnica que tanto tiempo hemos dedicado a extender, la describió y publicó en primer lugar un cirujano español de nombre Fidel Pages. ¿Qué sabes de ese hombre?.
Fdo: Dr Achille Mario Dogliotti Ferrara

Documento 2.-
Dr Dogliotti
Querido profesor:
He encontrado el artículo original que desvela que son ciertas sus sospechas. Está publicado en la Revista Española de Cirugía en el año 1921, en el tercer fascículo, páginas 121-148, con una casuística de 43 intervenciones. Le tengo que comunicar también que el Dr Pagés murió el 21 de setiembre de 1923, y seguramente este puede ser el motivo que no le diera tiempo a darle más publicidad a su técnica.
Fdo: Dr Giordanengo

Documento 3.-
Sra Pagés:
Sirvan estas palabras como reconocimiento a su ilustre marido, con el comparto temporalmente el nombre de una técnica en la que tanto él como yo pusimos mucho entusiasmo y esperanza. Fue triste que me enterara de su existencia después de su fallecimiento en ese desafortunado accidente de tráfico. Hubiera sido muy feliz de compartir con el experiencias y recuerdos. Pongo a su disposición y de su familia mi casa de Turín y espero poder compartir con ustedes unos días en tan bella tierra.
Fdo: Dr Dogliatti
Turin 15 de marzo de 195. (no se lee bien la fecha)
Italia

Documento 4.-
Dr Dogliatti:
Le agradezco su invitación y espero poder hacerla efectiva. El estar unido su ilustre apellido al de mi querido y ausente marido, me ha hecho seguir sus certeros pasos durante todo este tiempo. He oído hablar de sus contribuciones a la cirugía. He seguido sus pasos en su trabajo por los hospitales de Lyon y Paris en Francia. Me encantó que se le reconociera sus esfuerzos en su paso por la Clínica Mayo de Baltimore, que tan bién dirige el Profesor John Lundy. Pero lo que más me ha maravillado y llenado de orgullo es su contribución en el desarrollo de la máquina que ha permitido la circulación extracorpórea en cirugía cardíaca.
Muy agradecida de tener tan ilustre amigo, que sabe recordar a la gente trabajadora.
Fdo: Sra Pagés
Huesca 20 de enero de 1960
España

Gracias al Dr Pagés, las embarazadas tienen un consuelo hoy en día en el momento del parto. El Dr Dogliatti tuvo el mérito de extenderla por todo el mundo. El Dr Gutiérrez la perfeccionó y reivindicó al Dr Pagés como padre de la epidural.

P.D.: Esta entrada está dedicada a una Santa de Aragón, que tiene mucha fe en la "pindural".

Quizá nada de lo contado aquí fue real. O quizá sí. O quizá la leyenda se lo haya contado a la historia y la leyenda es algo mentirosa.

9 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Un chasco se lleva Mi Santa... pensábamos que la "pindural" la había parido una Señora.
Sorpresas te da la vida y gracias por el guiño.

dra jomeini dijo...

Y yo sin saberlo...

MiAnestesista dijo...

Miguel Ángel:
¿Quién le iba a decir a Tu Santa que el inventor de la epidural era un Maño de Huesca? Pero eso le compensará de que no fuera una mujer.
Dra. Jomeini:
Es normal, eres residente. Pero has elegido una Gran Especialidad. Hay muchas cosas que contar sobre anestesia. Por cierto, en la próxima entrada me he permitido robarte algunas palabras y algunos personajes. Espero que me lo sepas perdonar.

MiAnestesista dijo...

Para Niagara:
Muchas gracias por seleccionar desde www.apezz.com esta entrada y gracias a los lectores por vuestro interés en conocer parte de la historia de la anestesia.

Emtochka dijo...

Jo, cuanto rencor contra los cirujanos en todos los blogs de anestesistas :(

Ni que se dedicaran a hacerle perrerías al paciente por el mero placer de veros saltar xD

dra jomeini dijo...

Emtochka: En mi caso no hay nigún rencor. Mi santo es un cirujano ;-D

MiAnestesista dijo...

Emtochka:
Da cierto coraje que algunos de los grandes anestesistas de la historia fueran cirujanos, pero entiéndelo... A ver si me explico. Me contaba una adjunta que estuvo en Granada un tiempo, que coincidió en un hospital con un Cirujano que se llamaba Dr. Amor y el Anestesista del quirófano Dr. Flor.
-¿Está ya dormido el paciente, Flor?
-Sí, Amor.
-¿Me voy lavando, Flor?
-Cuando quieras, Amor.

¿Verdad que no te gustaría estar en un quirófano así?

Es otra forma distinta de quererse. Pero los queremos. A algunos más que a otros. Pero los queremos.

Algunas se casan con ellos...

Emtochka dijo...

xD Creo que lo voy pillando.

Pero es que lo que he visto por quirófanos este año es bastante decepcionante: nada de comunicación a los lados de la barrera hematoencefálica (xD). Vamos, en mi modesta opinión el anestesista tendría que comentar de vez en cuando qué tal van las cosas y el cirujano, antes de clampar la cava (por ejemplo), preguntar (o al menos avisar).

MiAnestesista dijo...

Emtochka:
Sí, tienes razón. Sería mejor que hubiera una buena comunicación. O comunicación, a secas.
El quirófano es un sitio donde hay mucho estrés en momentos determinados. Sobre todo en algunas especialidades (vascular, por ejemplo ... me trae recuerdos ... te podría contar anecdotas ...) y, a veces, deja huellas.
La situación que se vive hoy en día en algunos hospitales no sirve para resolver ciertos desencuentros.
Pero cuando un equipo se acopla no hacen falta las palabras.
La relación entre anestesistas y cirujanos puede ser todo lo endemoniada que se quiera o fluir mansamente. Quiero creer que abunda más lo segundo que lo primero.
Un anestesista, normalmente, no puede decir nunca NO y ahí los cirujanos juegan con ventaja. Yo, desde la medicina privada, tengo la suerte de poder decir NO y algunas veces lo he hecho. Trabajo con cirujanos en los que confío y que confían en mi trabajo. Así sí van bien las cosas.
Cuando las cosas se estropean: ¡Adios, muy buenas!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails