sábado, 1 de mayo de 2010

Dudas de Miguel Ángel: La Intradural Suave


Querido maño, gracias por la pregunta.
Pasa que se repite una receta tantas veces de la misma forma, que se olvida que puede tener variaciones que le dan bastante juego al producto final. Ocurre hasta con la tortilla de patatas. Se le pueden añadir unas cebollas, unos pimientos, unos trocitos de chorizo, se puede añadir todo junto... Más cuajada, menos cuajada, más hecha, menos hecha...
Cuando se habla de intradural, se piensa en un paciente sentado al que se le ha administrado una dosis estandar que ha provocado un bloqueo completo uniforme de todas las sensaciones desde la cintura para abajo, acompañado de una imposibilidad de realizar ningún tipo de movimiento de las piernas. Nos encontramos a un paciente que nos recuerda las películas de Rambo: "Esto es un infierno, no siento las piernas..."
Pero hay otras recetas. Se puede jugar un poco.
Primer ejemplo. Vamos a reducir la dosis total manteniendo la misma concentración. Y vamos a mantener al paciente sentado un ratito después de haber admistrado el medicamento. Porque hay que saber el truquito del fármaco que estamos empleando. Que es el siguiente: que pesa más que el líquido en que lo vamos a mezclar cuando la aguja entra en el paciente, el líquido cefalorraquídeo. El fármaco se va para el fondo. Por eso, si lo dejamos el tiempo suficiente hasta que haga su efecto, sólo afectará a las fibras más bajas. En este caso, que hemos administrado una dosis corta y hemos dejado sentado al enfermo el tiempo suficiente, solo estamos durmiendo las fibras sacras y las lumbares bajas. La utilizamos para una intervención de sinus pilonidal, por ejemplo. Al paciente se le duerme solo la parte que se pega al caballo cuando va montado encima. Es la que llamamos anestesia EN SILLA DE MONTAR.
Sabiendo ésto, me gusta colocar al paciente de lado, cuando lo estoy pinchando, si quiero dormirle una sola pierna. Es el caso de las varices unilaterales. Es el caso de la artroscopia de rodilla para una operación de menisco. Es el caso de la reparación de la rotura de ligamento cruzado de rodilla. Los pacientes agradecen poder mover la pierna que no se ha operado cuando salen del quirófano. No es la anestesia Rambo, ya no es un infierno, ya sienten, por lo menos, una pierna.
Podemos seguir jugando y si modificamos la concentración y disminuimos la dosis total, para que actuemos solo sobre las fibras más finas (las del dolor), el paciente podrá mantener la movilidad y no sentir nada. A esto me refería, querido maño, cuando hablaba de intradural suave. La llamo intradural con bloqueo motor mínimo (ID BMM). La empleo fundamentalmente para los partos. La paciente puede empujar sin ninguna limitación y el efecto es inmediato. También se puede emplear en pacientes que quieres que no pierdan la motilidad. Un Batholino, por ejemplo, que es una intervención que no es larga, pero que no se sabe cuánto puede durar, porque la arteriola aferente puede dar mucha lata hasta que se controla y deja de sangrar. Un drenaje de un hematoma en un músculo del muslo. Una retirada de material de osteosíntesis de una fractura que pueda preveerse que dure algo más de media hora.
En anestesia es más divertido tratar de acertar con la receta que le guste al paciente que servir siempre el mismo plato,
¿Te apetece unos taquitos de jamón en la tortilla? ¿la acompaño de una salsa de tomate con un toque de limón y vino blanco? ¿cómo le apetece al caballero? 

2 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Completamente de acuerdo contigo... la intradural como la tortilla de patata: al gusto.

Me comeré la tortilla de patata con cebolla y unos taquitos de jamón... ¡ah!, y quiero pedirte disculpas porque hasta hoy no había leído la entrada... he estado un poco liado, ya me perdonarás.

Un abrazo.

Lorena Arely dijo...

Cuanto tiempo dejas sentado al paciente después de la anestesia en silla de montar utilizando bupivacaina

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails