miércoles, 19 de mayo de 2010

El cheque bebé


Tengo un problema. No tengo argumentos. Y no es que no haya razones para defender cada uno de ellos. Pero como no sé con cuál quedarme, pasan por delante mía sin que me vea dueño de ninguno. Con lo que, lo dicho, no tengo argumentos.
Lo primero que se me ocurre, es que el cheque bebé es un premio para el bebé, no para los padres. Y fíjense bien que digo premio y no derecho, porque, según la legalidad vigente hasta 24 horas después de nacer no tenemos ningún derecho.

Y mi pregunta es la siguiente. ¿Son capaces de influir los problemas reales y cotidianos sobre nuestro código ético?
¿Son tan débiles nuestros argumentos que somos capaces de cambiarlos a nuestra conveniencia?
Si el cheque bebé es para el bebé, ¿bastaría con demostrar que ya existe ese bebé para que no se le negara el derecho a disfrutarlo sólo porque ahora mismo no está en disposición de reclamarlo?.
¿Qué tope se pone como fecha para limitar una ley, la del día de la firma o la del día en que se sepa con seguridad que a partir de esa fecha no se formará una nueva cola de posibles beneficiados?
Cuando dan las tres de la tarde y cierran las puertas del banco ¿echan a los que estaban en la cola?
Cuando se plantean dudas morales y éticas con respecto al embarazo, ¿qué se puede argumentar teniendo en cuenta los bandazos del cheque Bebé? ¿Influirá en algo? ¿Cambiará alguien de opinión? ¿Se pasará alguien al otro bando?
Y otra cosa, ¿sacarán una foto, como la de fin de año, con el primer bebé que no ha tenido derecho a su cheque después de las doce de la noche del día en que entre en vigor la ley?

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails