jueves, 29 de abril de 2010

La Necesaria Regulación: Ejemplo 01


En la MedicinaPrivada no hay normas. No hay leyes. Cada uno hace lo que estima mejor. Cada uno defiende su sillón. Cada uno defiende su puesto. Parece que es fácil. Es el mercado. Si lo haces bien, sigues. Si lo haces mal te quitan de en medio. ¿Qué es lo que hay que hacer en cada caso?. Depende, nadie lo sabe. Pero si hubiera un reglamento sería mejor.
Ahí va un ejemplo, el Ejemplo 01:
Usted no es nadie


Escena 01

Fulanito fue a urgencias. Fue a la consulta del Traumatólogo. Tenía un dolor importante en una articulación. El traumatólogo pensó que era necesario poner un tratamiento a base de PastillitasEquis. Le hizo una receta y un informe. Las PastillitasEquis necesitan autorización por parte del DirectorMédico. El médico no lo sabía. El paciente no lo sabía. El farmacéutico sí.
El paciente tuvo que ir a la compañía. Menos mal que conocía al DirectorMédico. Menos mal que el DirectorMédico era accesible para él. Menos mal que el paciente era DonFulanitoDeTal. DonFulanitoDeTal, como todo el mundo sabe, es Presidente de NoSeQué-Sección-DeLosJuzgados. DonFulanito volvió al hospital para afearle la conducta al médico:
-¿Cómo manda usted medicamentos que no están aprobados en el convenio?
-Don Fulanito, perdone usted, creo que sí están aprobados.
-Entonces, por qué me ha dicho el DirectorMédico que me iba a hacer un favor aprobándome la autorización.
-¿Qué me dices usted?
-Mire usted el papelito que me ha extendido el DirectorMédico, MiAmigo.
El médico toma el papel y comprueba que todo lo que le dice el paciente es verdad. Excepto que el medicamento necesite aprobación. El medicamento es caro. Quizá por eso restrinjan su uso. El DirectorMédico habrá dado orden de que él tiene que ser la persona que autorice. Eso está bien. Es una buena medida. El DirectorMédico mira la historia del paciente y valora la conveniencia o no de utilizar el tratamiento. Es perfecto. Es lo que hay que hacer. Ninguna pega.
-Disculpe usted, Don Fulanito. No sabía yo que el medicamento tenía ciertas restricciones. Pero es el adecuado para usted, como así lo ha vista el DirectorMédico. Gracias por darme la información. Espero no tener a ningún paciente dando vueltas de la farmacia a la compañía y de un lado para otro, para conseguir el medicamento.

Escena 02

Menganito de tal fue a urgencias. Fue a la consulta del Traumatólogo. Tenía un dolor importante en una articulación. El traumatólogo pensó que era necesario poner un tratamiento a base de PastillitasEquis. Le hizo una receta y un informe. Las PastillitasEquis necesitan autorización por parte del DirectorMédico. El médico ya lo sabía. El paciente no lo sabía. El traumatólogo lo envió a hablar con el DirectorMédico de la compañía.
El paciente tuvo que ir a la compañía. Esta vez no conocía al DirectorMédico. Esta vez el DirectorMédico no era accesible para él. Esta vez el paciente era DonMenganitoDeCual. DonMenganitoDeCual, como todo el mundo sabe, es DonNadie de NingunaParte. DonDonMenganitoDeCual volvió al hospital para afearle la conducta al médico:
-¿Cómo manda usted medicamentos que no están aprobados en el convenio?
-Don Fulanito, perdone usted, creo que sí están aprobados.
-Entonces, por qué me ha dicho el SecretarioDelDirectorMédico que no tengo derecho.
-¿Qué me dices usted?
-Mire usted el papelito que me ha extendido el SecretarioDelDirectorMédico, EseHombre.
El médico toma el papel y comprueba que todo lo que le dice el paciente es verdad. Entonces abre el primer cajón de su mesa.
-¿Usted en qué trabaja?
-Yo soy DonMenganitoDeCual, como todo el mundo sabe, soy DonNadie de NingunaParte.
-Le voy a dar esta fotocopia de DonFulanitoDeTal, que como todo el mundo sabe, es Presidente de NoSeQué-Sección-DeLosJuzgados. A él si le aprobaron el medicamento. Yo creo que su rodilla está pero que la de DonFulanitoDeTal. Yo creo que usted tiene derecho al medicamento. Vaya usted con este papel y se lo enseña al DirectorMédico de mi parte y le pregunta por qué a usted no le autoriza.
El paciente tuvo que ir a la compañía. El DirectorMédico no lo recibió. El Secretario del DirectorMédico le entregó la fotocopia y salió del despacho con la autorización. DonMenganitoDeCual volvió al hospital para darle las gracias al médico:
-Doctor, muchas gracias. Ya tengo la autorización.
El Doctor TraumatólogoBuenProfesional pudo mandar, desde entonces, las PastillitasEquis sin preucuparse del nivel SocioEconómico-Con-PosibilidadDeSacarProvecho del paciente, sino sólo de su HistoriaClínica.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails