domingo, 4 de abril de 2010

Rejuvenecer


Un correo electónico es capaz de despertar células que parecían muertas. Un correo electrónico te abre la puerta de tu casa y mete un vendaval en tu salón. Un correo electrónico es capaz de pararte en seco, de parar tu mundo, de pararlo todo y devolverte olores, sonidos, tactos, esperanzas.
Quizá no es nada nuevo. Lo que ahora te da la pantalla del ordenador, ayer te lo daba el cartero gritando tu nombre en la puerta de tu casa.
Sin embargo tus pies te permiten apenas andar por calles cercanas, las ruedas de tu coche te llevan quizás por nuevas autopistas, pero el ordenador te puede acercar a gente, momentos, recuerdos muy lejanos.

Cuando un 23 de febrero de hace mucho tiempo a todo el mundo le dió por representar una obra de teatro con mucho ruido de sables, yo estaba recomponiendo mi vida. Fue el día que elegí para tratar de recuperar amores perdidos. Si alguien me vé alguna vez con cara sonriente cuando se recuerda la Farsa del Golpe de Estado, me verá recordando una etapa muy feliz de mi vida. De una de mis vidas. He tenido más. Todas gratas.
Y ella también las tuvo.
Un correo electrónico te puede dar un volantazo, un recorte, un pase. Un correo electrónico te puede hacer recordar una luna llena. Una plaza. Un viaje en moto. Unos temblores que no había forma de quitártelos de encima. Una cara siempre sonriente.
Un correo electrónico te hace rejuvenecer.
Un correo electrónico hace que, otra vez, rompa la mañana.

5 comentarios:

Juana dijo...

¡Uf! ¡Qué bonito! y muy optimista.

marta dijo...

Un email, una tarjeta, un sms que arranquen la sonrisa. Seguro que has recibido unos cuantos.
Por cierto, me ha encantado la entrada de tu prima, he hecho la prueba de los puntos y creo que no soy daltónica.

jane dijo...

Se me arregló el teclado por arte de biribirloque (¿se escribirá así?) Y a tiempo para decirte cuánto me ha gustado lo que has escrito. Tienes razón, hay momentos especiales en la vida en que todo cambia, o resplandece, o trae colores, sonidos, olores, imágenes a la memoria... y da igual que el mundo siga girando: esos momentos nos pertenecen y nada podrá borrarlos.

MiAnestesista dijo...

¿Habéis escuchado la canción de JuanManuelSerrat "Aquellas pequeñas cosas"? Pues hay una versión alegre. La vida se te asoma desde una esquina y te da un guiño.

Kontxa dijo...

No hace falta versión alegre de "Aquellas pequeñas cosas", es lo más precioso que ha cantado Serrat.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails