jueves, 29 de abril de 2010

Risas y Epidural en la Ferretería de Taylor



El próximo lunes tenía una cita que me preocupaba. Me había adelantado mi Ginecóloga que iba a ver a una paciente que tenía dudas con la epidural. Pero todo se ha adelantado. Esta noche rompió bolsa.
No me ha dado tiempo a ponerme nervioso. Mi enfermera bajó a la habitación a comprobar como estaba y a saber las espectativas que tenía sobre la cesárea que le habían recomendado. No habíamos tenido tiempo de hablar de la epidural. Y me acordé de mi amigo Taylor.

He recurrido muchas veces a Taylor. Cuando tengo una dificultad de acceso, recurro a la vía de Taylor. Una vía que me ha funcionado siempre como un atajo libre de tráfico en las mañanas en que el atasco te impide avanzar a ninguna parte.
Y Taylor sigue ayudando.

Hablé con la paciente. Le expuse la dificultad que podíamos tener y que, a mi parecer, tenía ventajas intentarlo. Y ella confió y me dió permiso para empezar. Le dije que no iba a insistir, y que si no salía en los primeros intentos deberíamos optar a una anestesia general ("la ventaja que tiene la locorregional es que no tienes que esperar a que la suegra te diga a quién se parece el niño, porque ella no lo ve antes que tú", le dije y ella me respondió "ojalá se parezca a la abuela, que es muy guapa"). Así que no había problemas. Y lo intentamos.


Y es lo que pasa siempre, lo que parece que va a ser más difícil que nunca, fue más fácil de lo esperado.
La punción dural fue fácil (aguja G27 punta de lápiz). Administración de 14 mg de Bupivacaína Hiperbara con 10 microgramos de fentanilo).
La colocación del catéter tampoco fue difícil. El abordaje de Taylor es paramedial, con la referencia de la espina ilíaca posterosuperior. Le había dicho a Paola (una canaria muy simpática y muy entera) que no creía que hubiera problemas con el bloqueo anestésico, pero que el catéter no sabía si funcionaría hasta que se fuera pasando el efecto del bloqueo intradural. El catéter se lo dejamos por si se prolongaba la intervención, por si el bloqueo era insuficiente durante la cirugía poder poner una dosis suplementaria y para el Control del Dolor Postoperatorio.
El objetivo de la anestesia epidural/intradural en la cesárea es, entre otras, cosas conseguir una sonrisa en la madre y en el padre. Y creo que lo conseguimos.

Hoy hemos ido a visitarla a la planta y sigue con la sonrisa en la cara.

Desde aquí quiero darle la enhorabuena. Y también darle las gracias por confiar en nosotros.

5 comentarios:

Miguel Angel dijo...

¡jodopetaca!... ¿pita en los aeropuertos?.

Ufff qué manos y qué cabecica te ha dado dios.

Martuka dijo...

Cada día te superas más, me has dejado pasmada, que diría mi madre.
Yo tambien quiero parir asi!!!

Una pregunta que no viene al caso..... o si. Cuando llegas dilatada, cuanto es el maximo para que te puedan poner la epi????

Juana dijo...

Pues solo me queda decir ¡que interesante!

Anónimo dijo...

A que nivel hizo la punción?

Anónimo dijo...

Realmente una excelente técnica, lo que me llama mas la atención es que con toda ese ferretería en la espalda no hubo anestesia en parche.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails