lunes, 9 de noviembre de 2009

Grandes Maestros: Jerónimo González Vida


Cuando empezé la residencia me faltaban un par de meses para acabar la mili, por eso cuando llegué a Granada, mi R Mayor me gastó la broma de decirme que el Dr González Vida era Teniente Coronel del Ejército. Y la verdad era que tenía empaque suficiente para haberlo sido, así que me pasé rehuyéndolo varios meses. Pero llegó el momento de tener una guardia con él y cuando le saqué el tema no paró de reirse en un buen rato, sin embargo yo seguí teniéndole ese respeto "militar" durante mucho tiempo, que luego, al irlo conociendo cambio a un cariño intenso.

Michi, que así lo llamamos, era la dignidad en anestesia. Una de las pocas personas con la que era una delicia estar en silencio en las guardias. Ningún cirujano podía colarle un gol sin su permiso: "Michi tengo una paciente que no ha podido operarse esta mañana en el parte y como es un compromiso, a ver si podíamos hacerla esta tarde en la guardia". "¿Es tu madre?". "No". "¿Es tu mujer?". "No". "Entonces no es un compromiso". "Bueno es un favor que te pido". "Empieza por ahí. Entonces no hay problema".
No he visto a Michi deshacerse de ningún follón en el que él fuera el responsable de resolverlo y ha toreado toros de mucho trapío. "Miguel Ángel ¿sabes cuándo me doy cuenta que lo paso mal en quirófano?". "Díme". "Cuando, al terminar, te sientas y no deja de temblarte las piernas". Yo no he visto a Michi temblar nunca en quirófano.
Un día se quedó un paciente sin operar del parte de la mañana y el que hacía de Jefe de la Sala vino a decirle a Michi que "tenía que hacer el paciente en la guardia", le faltó decir que era por ... bemoles. Michi sabía que la guardia se presentaba cruda y se negó a entrar al trapo. El cirujano vino al rato y le dijo: "A ver como lo arreglas, que le he dicho al paciente que esta tarde a las 6 entra en quirófano". Michi fue a la habitación y volvió al rato tan tranquilo como siempre. El cirujano le preguntó: "¿Y...?". "Le he explicado al paciente que la guardia está complicada, que no vamos a poder operarlo esta tarde, pero que yo me ofrezco a venir el sábado por la mañana (era jueves ese día), para que se pueda operar sin problemas".
Por supuesto el cirujano tardó cero coma dos segundos en darle el alta.
Michi, un Gran Maestro.

5 comentarios:

luna dijo...

Michi, además, para muchos ha sido maestro de "la vida", y qué maestro!!.

Miguel Ángel, enhorabuena por este blog, creo que es muy interesante divulgar la ciencia de forma asequible a los que no son de este campo. Además, me parece muy bonito el homenaje particular que les estás haciendo a tus grandes maestros. Enhorabuena otra vez!

Por cierto, Miguel Ángel, tú también fuiste maestro para mi: mi primer ordenador lo estrené contigo como profesor de informática...

MiAnestesista dijo...

He estado con Michi y Rosario esta tarde (Siempre son Michi y Rosario, Rosario y Michi, inseparables).
Ha sido casualidad, pero ha llegado tu mensaje mientras estábamos juntos.
No he sabido decirles quién eres.
¿Tu profesor de informática?¿El primer ordenador?¿Alguna pista más...?
Gracias por tu comentario. Me alegra tener compañeros que me visiten.

luna dijo...

Si te digo que ese ordenador te costó una cena con Michi seguro que sabes quien soy.

MiAnestesista dijo...

Diez contra uno a que eres Saro.
¿Me equivoco?

luna dijo...

Era muy fácil. A ver si un día me pasas esas fotos que me dijiste....
Enhorabuena por el blog.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails