domingo, 8 de noviembre de 2009

Parto Mejicano


Aunque algunas veces salta una polémica más o menos artificial sobre la anestesia epidural para el parto, yo creo que el daño más grande al buen nombre de esta técnica en su indicación para la atención obstétrica son los catéteres mal colocados y mal supervisados. 

Me resisto a llamarle parto mejicano, como se escucha en los pasillos de los hospitales, al parto en el que la paciente a la que se le ha colocado un catéter epidural, ve desesperada, que le siguen doliendo cada una de las exploraciones, achuchones y empujones que se producen en paritorio y va acompañando cada contracción con un ¯¯¯ "Ay yayayáy Ay yayayáy, mée duéelee". ¯¯¯ "Ay yayayáy Ay yayayáy, mée duéelee". ¯¯¯
La falta de seguimiento del correcto funcionamiento del catéter, el conformarse y tratar de conformar a la paciente, con las lateralizaciones extremas del bloqueo ("se me ha quedado dormida la pierna derecha, pero me sigue doliendo todo"), el tratar de convencer a la paciente de que "tiene que doler un poquito" cuando lo que está sucediendo es que no se le está atendiendo adecuadamente, trae como consecuencia la mala fama que a veces tiene nuestro trabajo. Asumir el ofrecimiento de la colocación de un segundo catéter como prueba de indicador de calidad, que pudiera tener consecuencias en las gratificaciones económicas por objetivos, mejoraría la impresión del adecuado nivel de calidad de nuestro trabajo. Siempre he dicho que los anestesistas realizamos técnicas seguras y es desde este convencimiento que realizo esta reflexión. La colocación del segundo catéter no tiene porqué aumentar el riesgo de la técnica, sobre todo comparado con los riesgos de no colocarlo.
Debemos de huir de los indicadores de gestión (Porcentaje de epidurales: Número de epidurales colocados/número de partos atendidos) y preocuparnos de los indicadores de calidad (Nivel de satisfacción de la paciente en la atención al parto con catéter epidural: Número de pacientes muy satisfechas/Número de catéteres colocados).
Por eso me gustaría que se buscara otro nombre distinto al de parto mejicano, por el gran respeto que le debemos a los compatriotas del otro lado del océano, y quiero que me den propuestas nuevas. Algo que fuera como "el parto del falso mariachi" ...

5 comentarios:

Berni dijo...

Pues no sabía que se llamaba "parto mejicano"... pero lo que a mí me parece una barbaridad y algo intolerable, es permitir el dolor y los desagradables efectos que describes tras el fracaso de la técnica(p.ej. que se te duerma medio lado pero que sigas sufriendo los dolores...) No tiene ningún sentido. Lo lógico sería velar porque se cumplieran los objetivos iniciales de la anestesia epidural...

"Los indicadores de gestión se los pueden ustedes meter por donde la espalda pierde su noble nombre, pero por favor quíteme éste dolor, doctor...(y colóqueme otro catéter si es necesario)" Sería una respuesta lógica de una mujer con una epidural malfuncionante en pleno proceso de parto... ¿no?
Un cordial saludo.

MiAnestesista dijo...

Se tiene bastante respeto a colocar un segundo catéter epidural por no estropear las cosas (???), pero mi experiencia es que la mayoría de las veces no se estropea, sino que se soluciona. Yo me he pasado mucho tiempo diciéndole a las pacientes, con cierta chulería (entiéndeme, para tranquilizarlas): "si le duele digáselo a la matrona, que si hay que colocar otro catéter se coloca, nunca he tenido que colocar un tercero...". Hoy tengo que decir que ya voy por el tercero, ya lo he tenido que poner en alguna ocasión... La epidural siempre es un riesgo, en el primer catéter, en el segundo, en el tercero... Para eso estamos...
Siempre que informemos a las pacientes y ellas estén de acuerdo.
Como último recurso siempre está la intradural con bloqueo motor mínimo para el expulsivo.

grasiete dijo...

Que fuerte suena eso ..... aun en mi vida no ha llegado el encuentro con la epidural ..... dime Miguel ángel cual es la diferencia entre tratar un parto con epidural y uno con raquídea .....

MiAnestesista dijo...

Grasiete:
Lo que te tiene que quedar claro es que el anestesista siempre tiene que tener recursos para atender a una paciente y no decirle "ya es muy tarde para colocarle una epidural". La intradural es más rápida y puedes ponerla incluso en el expulsivo. Ha tenido muy mala fama porque se ponía a las mismas dosis que para una prótesis de cadera, resultado: paciente con las piernas totalmente dormidas y sin capacidad de hacer prensa abdominal, pero con las dosis adecuadas (intradural con bloqueo motor mínimo = 3,5 mg de bupivacaína al 0,5% en 2 ml de suero fisiólogico) consigues que la paciente pueda seguir colaborando en el naciemiento de su hijo y sin dolor. Una tercípara a la que le puse una intradural cuando la matrona decía que no iba a dar tiempo y que no merecía la pena, me dijo una frase que se me quedó grabada y que tiene más mérito por venir de una persona con experiencia (dos hijos sin analgesia y el que yo le atendí): "Sin epidural pares un dolor, con la epidural lo que pares es un hijo".

grasiete dijo...

Que buena explicación .... debes publicar la entrada esa entrada ...... la estaré esperando ......
Saludicos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails