lunes, 7 de junio de 2010

El cuento de las Vegetaciones



-¿Te llamas Pablo?
Pablo se coge de la falda de su mamá y se esconde detrás de ella.
Me agacho y me pongo a su altura.
-A mi me han dicho que todos los Pablos son malos. ¿Tú eres bueno o malo?
Mira a la madre para confirmar su respuesta
-Él es bueno...
-Soy bueno
-También me habían dicho que hay algún Pablo bueno. Entonces, ¿tú eres de los Pablos buenos?
Pablo me está mirando con cara de no saber por donde pueden ir los tiros. Coge su coche negro superdeportivo y me lo enseña. A mí me encantan los coches, pero hay un problema...
-¿No tienes ningún coche rojo?
Y Pablo mira a su madre para asegurarse.
-Sí - dice la madre.
-No - afirma el niño.

-¿Y tú por qué has venido a mi casita?
-Anda Pablo díselo. Porque tienes moquitos ¿verdad?
-Mocos - y me sañala la nariz.
-¿Tú quieres que se vayan los mocos?
-Sí.
-Yo tengo un globo mágico que si lo soplas se van los mocos. ¿Quieres soplar por mi globo?
-No.
-Menos mal, Pablo, por que no me queda ninguno. Hoy se me han acabado todos. Y si me hubieras pedido uno, no podría dártelo. ¿De qué color te gustan los globos?
-Negro
-Pues yo voy a pedir un globo negro para tí. Y si algún día te molestan tanto los mocos que quieres usar uno de mis globos se lo dices a tu mamá y ella me llama, ¿vale?
-Otro día
-Sí, sí, otro día. ¿Y quieres que te diga un truco para que los mocos se vayan más rápido al globo?. Hay que enfadar a los mocos.
Pablo ya está interesado en cómo quitarse los mocos de encima. Entonces empieza el "Cuento de la Vegetaciones".

-Atiende bien Pablo. El día que tú quieras soplar por el globo negro, le tienes que decir a tu mamá que no te dé ni de beber, ni de comer antes de venir a mi otra casita. Así los mocos empezaran a cabrearse y querrán irse de tu naricita.
-Vale
-Cuando tú llegues a mi otra casita, vamos a seguir enfadando a los mocos. Tengo unas gotas, que te las echamos a la nariz y así los mocos se enfadan mucho, mucho, mucho. ¿Sabes por qué?
Pablo mira a su madre. La madre le dice:
-¿Por qué será, Pablo?
Pablo me devuelve la mirada.
-Por que las gotas son muy, muy, muy amargas.
Eso empieza a no gustarle a Pablo.
-Pero....
Y Pablo me sigue mirando
-Pero mamá te va a preparar un ChupaChups para que tú te lo metas en la boca y así tú no notas lo amargas que están.
-¡Un ChupaChups, Pablo!¡Qué suerte!
-Sí un ChupaChups, Pablo. Tú acuérdate de recordáselo a tu mamá el día que vengas a mi otra casita, que a las mamás se le olvidan todas estas cosas. Y cuando los mocos estén tan enfadados, yo le pongo el globo delante y ellos saltan corriendo y los atrapamos. ¿Tu vas a soplar por el globo?
-Otro día
-Sí, otro día, que hoy no tengo globos. Y otra cosa. Cuando los mocos se van, se van tan enfadados que algunas veces dan un pellizco en la garganta antes de irse. Así que si tú te quedas dormido soplando el globo, que a algunos niños le pasa, y al despertarte te duele la garganta, que sepas que han sido ellos, que se han ido muy enfadados.
Pablo pone cara de no gustarle mucho lo que yo le estoy diciendo ahora.
-¿Y sabes como se quita el dolor de la garganta?
-¿Cómo? - pregunta la madre recogiendo el guante.
-Con una medicina que te va a dar la mamá y comiendo helados. ¿A tí cómo te gustan los helados, Pablo, grandes o pequeños?
-Grandes
-Pues grandes se los tienes que comprar mámá, para que se le quite el dolor del pellizco.
-De chocolate son los que a mí me gustan.
-Pues de chocolate te los compra tu mamá. Pero Pablo, si yo a tí te voy a dar un globo negro, un ChupaChups y un helado grande de chocolate. ¿Tú que me vas a traer a mí el día que vengas a soplar por el globo?
Pablo se queda pensativo.
-A mí me gustan los coches rojos....
Y la mamá le dice a Pablo
-¿Le compramos un coche rojo al médico?
-Sí mamá, un coche rojo, que el médico no pincha
Y me mira con cara de NuevoAmigo, mi NuevoAmigo Pablo.

12 comentarios:

somosmedicina.com dijo...

¡Qué bueno!

Me ha encantado el "globo para soplar".

Solelena dijo...

jo, qué chulo¡¡ Con lo mal que se pasa cuando tienen que hacerle algo a nuestros niños, tiene que ser fantástico topar con un médico como tú. A nosotros, en cambio, siempre nos tocan de los cafres, la enfermera que se niega a vacunar a mi niño al pecho, la que lo pone en la balanza sin ningún cuidado y le golpea la cabeza, la que no tiene ni idea de lactancia, el médico que me quiere poner a dieta porque en el embarazo me sube el colesterol, el que no me quiere recetar cipro para una infección porque estoy dando el pecho... bueno, en fin, menos mal que no tenemos nada serio, tiemblo sólo de pensarlo.
Gracias por ser un buen médico y una buena persona.

capitán garfio dijo...

Que tierno Mianestesista...
me ha encantado....
un saludo

enfermero9 dijo...

Mianestesista, a mi Rickyrubio es posible que haya que operarlo de adenoides (a Granada son 3horas) en vez de coches te llevo una caballa de la Viña.

PILAR dijo...

qué maravilla, yo quiero médicos así para mi, para mis hijos, para mi familia...... enhorabuena por tu saber hacer, por tu humanidad y por trabajar en lo que te gusta y se te da tan rematadamente bien ;)

Sophie dijo...

Me ha encantado este cuento, lo tomo como idea cuando me tope con algún tierno infante al que haya que hacerle algo que no le guste, jejeje. Muy tierno e inspirador :)

MiAnestesista dijo...

SomosMedicina: Somos especialistas en globos. ¿No has hecho nunca un pollito con un guante de quirófano?
Solelena: No se puede defraudar a un niño.
Capi: el único tierno era Pablo. Uno trata de estar a su altura.
Enfermero9: espero poder jugar con tu hijo fuera del hospital.
Pilar: Sí es verdad que me gusta.
Sophie: Se aprende mucho de los niños. Yo tuve oportunidad de atender a uno que me cambió. Le dediqué un artículo en una revita. Intentaré recuperarlo en el blog.

capitán garfio dijo...

Aún me gusta más su anécdota, con las palabras que me brinda...es usted una persona muy entrañable, pero mucho mucho...
Me alegro de conocerlo.....un abrazo Mianestesista.

Miguel Angel dijo...

¡Qué buena gente eres cabrón!.

Dicho con todo el cariño, respeto, deferencia, humildad, etc. etc. etc. del mundo.

Qué gusto da venir por aquí.

MiAnestesista dijo...

Capi, Miguel Ángel: Pablo sigue bien. Me gusta llamar a los niños en los días siguientes a la intervención. Me dice la madre que Pablo repetía "Médico bueno, mamá mala". Las madres son así de sufridas. Le pido a la mamá disculpas desde aquí porque llevan la peor parte. Pero ella dice que por fin ha visto a su niño dormir de un tirón toda la noche y que está supercontenta. Si lo dice es porque ella habrá dormido poco vigilándolo. Espero que hoy duerman los dos.

capitán garfio dijo...

Reitero lo dicho...!!!
gracias a personas como usted, el mundo funciona mejor-
un saludo

Miguel Angel dijo...

Buena gente eres, cabrón.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails